Sin categoría

Diario de una escritora: El agobio

Hola, caracolas 😀

Sí… Sé que llevo mucho sin pasarme pero, de verdad, las horas que paso en el laboratorio no son normales. Hasta en fiestas estoy yendo, pero es lo que tiene investigar con plantas…

¡A lo que iba! Vengo a contaros mi agobio. Ese que se siente cuando quieres escribir, cumplir un plazo que tú te has marcado, y ves que no llegas porque la vida no te da para más. Por no hablar de la ansiedad que siento por querer soltar todo lo que está en mi cabeza… No sé a vosotros, pero soy una persona que se obsesiona. Es decir, si tengo en la cabeza algo (una idea, una escena, un capítulo entero…) NECESITO escribirlo porque, de no hacerlo, mi cabeza sólo piensa en eso, y no sabéis lo que es trabajar en un laboratorio de investigación en el que cometer un fallo supone MUCHO dinero. ¡Sin presiones! Pero claro, no puedo tirarme horas y horas escribiendo, porque vivo metida en mi bancada del laboratorio con mis plantas y mis bacterias jajajaj Es la pescadilla que se muerde la cola.

Total, que estoy bastante agobiada porque veo que no avanzo todo lo que querría. Es muy frustrante, y siento que la historia pierde fuerza en mí por eso. ¡Y no quiero! maldita sea…

Exclusiva de Amor, por motivos similares, tardé tres años en escribirla y no quiero que se repita la historia. Más que nada porque tengo en mi cabeza muchas historias que sacar y no quiero estancarme tres años más. Ais…

¿Consejos?

un besito

Sendra Black

Anuncios
Sin categoría

Diario de una escritora: Cosas positivas

¡Hello!

Hoy voy a ser breve, pero quería comentaros una cosa fascinante que me pasó esta semana.

Estaba yo en clase, ya hasta las narices de la genómica, cuando me metí en twitter (@SendraBlack) y vi un mensaje privado. En un principio, iba a dejarlo pasar porque temía que se tratara de algún pervertido (sí, me he cruzado con varios en el breve periodo que llevo como escritora de romántica-erótica), pero decidí echar un breve vistazo y vi que se trataba de una chica.

La chica en cuestión era venezolana y todos sabemos como está la situación por esos lares, donde la gente realmente lo está pasando bajo un gobierno que en fin… Pues bien, ella me daba las gracias porque gracias a mi libro (Exclusiva de Amor) había conseguido evadirse un durante un rato de la realidad que estaba viviendo en el país. No es el primer comentario que me llega de este tipo, y realmente los agradezco, pero este llegó justo en el momento adecuado (a veces la ciencia es dura, señores) y levantó mi ánimo.

Se lo conté a cierta persona y dijo: Que guay, ¿no?

¡PUES SÍ! Es un subidón muy grande que alguien, que no te conoce de nada, se sienta bien leyendo cosas tuyas. Es algo que te anima a seguir creando historias, a meterte un día cara al ordenador hasta que te duele la espalda. Todo vale la pena por estas cosas.

Es fascinante.

Un besazo, desde mi nube.

Sendra Black

Sin categoría

Diario de una escritora: Sentimientos encontrados e inseguridades

¡Holi!

¿Qué os parece si hablamos de esos sentimientos que surgen en nosotros cuando escribimos? No sé vosotros, pero durante mis periodos de escritura tiendo a desarrollar sentimientos de todo tipo, incluyendo odio.

Mientras escribimos, o al menos mientras lo hago yo, tiendo a empatizar con mis pequeños, a lo que le sumo el hecho de la inseguridad sobre lo que escribo. No es que no me guste, pero los comienzos siempre es la parte más complicada, ya que es el momento en el que tus personajes tienen que empezar a tomar forma y es algo crítico para tener una buena historia.

Pues ahí estoy yo, poco convencida de mi inicio de historia. Sé que luego, cuando la novela coge ritmo, todo es mejor y más fluido, pero de momento… ¡lo paso mal!

Total, que al final tengo mis miedos, mis sentimientos, y los de mis personajes, y me convierto en una bomba de relojería literaria.

¿Le ocurre a alguien más o soy rara? Tengo miedo, eh, porque si no me gusta a mí… ¡INSEGURIDADES!

Sendra Black

 

Sin categoría

Diario de una escritora: Objetivos que cumplir

¡Hola!

Hoy vengo a contaros mis objetivos de escritura, los cuales me marco para poder avanzar, y es que no me da la vida entre trabajo en el laboratorio (investigar lleva muuuuuucho tiempo), clases, y cosillas de casa…

Pues bien, un método que he ido aprendiendo es la de ponerte objetivo de palabras. Es decir, fijarme metas a corto plazo de palabras a escribir. Eso sí, tienen que ser objetivos realistas, y no decir que en un fin de semana vas a escribir 100.000 palabras porque no lo harás, a no ser que seas una mega máquina.

En principio, me he marcado 20.000 palabras durante este mes y no voy mal del todo, teniendo en cuenta que igual escribo solo dos días a la semana (mal que me pese). Me gustaría poder escribir más, pero tengo claras mis prioridades. Espero que hacer las cosas así me ayuden, ya que las ganas que tengo de acabar esta novela no se las cree nadie jajajajaj Y no porque no me guste, sino porque tengo tantas que escribir que me rebosan las ideas.

Tampoco va a ser esto algo para meterme presión, pero he considerado que sería una buena forma de incentivarme. ¿Qué os parece? ¿Algún otro método que se os ocurra? ¡Contadme!

Sendra Black

Sin categoría

“Erótica” (casi) ilegal – Opinión

¡Hola, caracolas!

Hoy vengo a hablaros de un libro que llegó a mí a través de una amiga que quería mi opinión.

El libro en cuestión es “Botones y Encaje” de Penélope Sky, y se vende como algo erótico. Os dejo la sinopsis:

Poseo un adeudo con ese hombre. Pero no es un adeudo cualquiera, es enorme. Puedo pagarlo como yo quiera, ya sea usando dinero o favores.Pero él solo quiere una sola cosa… a mí.

Cada vez que hacemos algo, tenemos la oportunidad de obtener algo a cambio, en mi caso un botón a cambio de favores. En el momento en el que logre llenar su frasco con la cantidad de 365 piezas, finalmente podré irme.
Me liberará.

Pero antes de lograrlo debo de ganar todos los botones. Para ello es indispensable que me deje dominar por el hombre más perverso, despiadado y al mismo tiempo seductor que jamás he conocido.

¿Verdad que suena interesante? A priori a mí me pareció que se trataría de otra novela erótica de seducción, dominación BDSM… Lo típico, vamos.

Pues NO. Creo que la mejor forma de calificar esto es como: escandalizador (y no sé si existe esa palabra).

La protagonista sí, es una mujer fuerte y determinada. Eso está genial, magnífico y todo eso. Pero… Lo que se narra no es jodidamente legal.

El libro tiene como dos partes, en la primera estás todo el rato sufriendo por lo que está viviendo la protagonista, ya que se narra trata de blancas, maltrato de todo tipo (incluyendo violencia física, violaciones, violencia verbal, psicológica…). Os lo juro, el personaje masculino del principio es un sociópata de tomo y lomo. Después viene la segunda parte del libro, teñida de venganza por parte del auténtico protagonista masculino. En esta parte (la 2) de nuevo vemos violencia, aunque no de la misma forma que al principio… Aquí la chica está secuestrada, con un rastreador implantado para que no se escape, y tiene que comprar su libertad a base de botones (traducción: una follada es igual a un botón).

Realmente estoy escandalizada, porque he estado viendo críticas en Amazon y distintos blogs y este libro encanta… ¿Por qué? ¿A caso lo ven normal? ¿Esa vida es la fantasía de alguien? ¿Estamos locos o qué? Por muy bien que te trate alguien, aunque te de la oportunidad de negarte a algo, si te tiene cautiva NO ES BUENO.

Os lo juro, yo flipaba con comentarios como: “Crow (protagonista masculino) me encanta” o “Que bonita es la relación”.

¿En serio? ¿Hasta que punto está normalizada la violencia contra la mujer y el machismo? A ver, sí, es ficción. Pero joder… Que hay crías que leen estos libros y al final se piensan que estas cosas normales. Seamos un poco consecuentes.

De verdad… Anonadada me he quedado con este libro, independientemente de si está bien escrito o no, el contenido me ha dejado muy loca.

¿Leeriais este libro? ¿Escribiriais algo así? De forma explícita siempre.

Sendra Black

 

Sin categoría

Diario de una escritora: La odisea de encontrar un título.

¡Hola, caracolas!

Llevo una semana un tanto movidita, y se avecina más estrés porque empiezo nueva investigación… Pero eso es otra historia. Hablemos de escritura.

EL TÍTULO… Y lo pongo en mayúsculas porque encontrar uno decente es un proceso mayúsculo. O sea, he probado miles de combinaciones, más largos o más cortos, más poéticos o más directos, etc. Y. al final, creo que lo he encontrado.

Voy a explicarlo bien.

Tengo pensado hacer una serie, es decir, una cadena de novelas con protagonistas que estén relacionados entre sí, pero que se podrán leer individualmente. ¿Me explico? Entonces, tengo que elegir nombre para la serie y luego algo más concreto para cada novela. Parece sencillo… Bueno, en realidad no parece sencillo. ¡Y no lo es!

Elegir un título que case con el contenido del libro, que no revele nada importante, pero te anime a leerlo, es una de las cosas que más me ha costado. Especialmente porque, en ocasiones, tu entorno suelta comentarios como: “no me dice nada”, “no le pega a la historia” o, simplemente, “no me gusta”.

Es complejo.

Al final, opté por encontrar algo común entre todas las historias que se van a desarrollar en esta serie, y es que todas ellas se caracterizan por tener a gente que quiere meterse por medio de alguna manera. Además, la primera novela, que al igual que todas está basada en hechos reales, me toca de cerca y siempre le digo lo mismo al que es el protagonista masculino: es entre tú y ella.

¡Ahí estaba la respuesta a mis comidas de cabeza!

Así ha nacido la serie: Entre tú y yo

Y, más concretamente, ha nacido el nombre de mi pequeña que sí, será una cosa extremadamente romántica, pero le daré toques eróticos porque quiero y puedo 😀

El título completo de la novela será –> Entre tú y yo: Nuestro corazón

Eso sí, como siempre, nada es definitivo (aunque no tengo pensado cambiarlo)

¿Algún consejo que añadir para tener un título genial? Supongo que cada escritor tendrá su método. Yo, para esto, espero a que me golpeé en la cara el título 🙂

Sendra Black

Sin categoría

Diario de una escritora: Nueva novela

¡Hola! Me apetecía comentar por aquí lo que está siendo escribir mi nueva novela. O, más bien, cómo estoy planificando mi historia.

He empezado con los personajes. Decidir cuantos personajes hay, o que relación les une no es algo cerrado. Siempre tienes un lapus de escritor brújula y aparece algo que no había planeado.

En mi caso, he tomado como protagonista masculino un personajes extraído de mi primera novela, Exclusiva de amor, y el personaje principal femenino está basado totalmente en alguien cercano a mí (no sé si lo he mencionado, pero la historia que estoy escribiendo está basada en una historia de amor real).

Las personalidades las estoy definiendo en función de la persona en la que estoy basando el personaje, aunque si cambio cosas en función de lo que a mi me parece, aunque siempre intentando ser fiel a la historia que hay en mi imaginación.

PArece sencillo, porque dices; buah, no crea nada nuevo porque sus personajes “existen” y sólo copia las personalidades…. ¡MENTIRA! Jolín, me está costando un mundo… Vale que es cierto que empezar la historia es lo más complicado, pero entre eso, y que apenas tengo tiempo, me estoy retrasando mucho.

Dejando el drama a parte… Sigamos con los personajes.

Los nombres. Es una parte fundmental, por supuesto. No sé vosotros, pero soy un auténtico caos eligiéndolos, puesto que quiero que sean similares a los nombres de las personas en las que me baso, pero que no sea mega evidente. Y los apellidos… por lo general me los termino inventando en función de algún rasgo característico de la personalidad del personaje.

Al final, he obtenido dos personajes, espero que completos, que serán complementados con otros secundarios (que también existen en la vida real). Eso sí, siempre hago un mapa de las relaciones entre los personajes, no sea cosa que al final acabemos cometiendo errores si tenemos muchos personajes.

¿Vosotros como planificáis los personajes?

Sendra Black

Sin categoría

Ser escritor/a NO es fácil

¡Hola!

Hace unos días recibí un comentario que me hizo hasta gracia, pero me ha dado que pensar.

El comentario en cuestión fue: Estás ganando dinero sin hacer nada.

Esto se refería al hecho de tener el libro AUTOPUBLICADO en Amazon. Es cierto que Amazon no te cobra nada por tener el libro ahí colgado (ellos se llevan una comisión por cada venta) pero, ¿y todo el trabajo previo? Es cierto que yo estuve tres añazos para escribir “Exclusiva de Amor”, y es que siempre he considerado una prioridad mis estudios. Soy así, y eso no va a cambiar nunca. Sin embargo, durante esos tres años no sólo hubo mucho que estudiar, sino que tuve momentos de sequía o, simplemente, estaba tan cansada que ponerme a escribir se convertía en un mundo a parte. Además, durante ese tiempo aguanté comentarios de todo tipo por parte de los usuarios de donde colgaba la historia por capítulos. Algunos me animaban a continuar, aunque tardara semanas en subir un nuevo capítulo, pero otros… Otros básicamente me decían que no podía tardar tanto en actualizar la historia, que yo tenía esa responsabilidad y no había excusa que valiera. O sea… ¿Perdona? También estaban aquellos que se dedican a criticar, de malos modos, tu historia. Y eso es algo que no se debe tolerar, pero ni yo ni nadie. Nadie tiene el derecho a echar por tierra un trabajo, porque detrás de eso hay un gran esfuerzo por parte del escritor. Ojo, con esto no digo que esté en contra de las críticas, al contrario. Una crítica bien hecha, aunque sea para resaltar las cosas malas, siempre es bienvenida en el mundo de los escritores. Claro que hay que saber encajar cualquier cosa.

¿Con esto que quiero decir? Pues que muchos menosprecian el trabajo de los escritores, y piensan que es sentarse y escribir (me gustaría a mí ver a esas personas echando mando de su imaginación y prosa…). No saben que después hay que corregir, editar, maquetar, hacer una portada que te guste y sea vistosa (porque se tiende a juzgar un libro por su portada) y, finalmente, debes publicarlo. No voy a entrar en las formas de publicar un libro, pero ya lo haré ya.

¡Pero eso no es todo! Después viene la promoción de tu obra que, cuando eres nuevo en el mundillo, es tarea compleja y ardua. Por no hablar del manejo de redes sociales, blog personal…

Definitivamente no, ser escritor/a no es sencillo. Pero, la cosa es que hagas lo que hagas siempre estés contentx TÚ, que lo que has escrito y publicado te llene. Y si alguien viene y te dice que no has hecho nada… ¡Patada en la boca!

Sendra Black

Sin categoría

Otra forma de escribir: Escritores brújula


¡Hola! ¿Qué tal el inicio del otoño? 

Hoy os traigo otra forma de escribir una novela.

Si bien en una entrada anterior hacía referencia a la importancia de planificar los capítulos, es cierto que varios autores se decantan más por el método brújula. Es decir, dejan que sean los personajes los que toman el control de la historia en el momento de escribir. De hecho, a todos nos ha pasado que al estar relatando alguna escena algo nos cuadra mejor de otra forma y, a pesar de tener la “escaleta” perfectamente diseñada, lo mandamos a tomar viento y dejamos que nuestra inspiración hable por sí sola.

Pues bien, el método brújula consiste en sentarse cara al ordenador y, en base a tu idea, escribir. Sin más.

Muchas personas pensarán que es un método más rápido, puesto que no hay una planificación previa, pero a mi la experiencia me ha dicho lo contrario, aunque reconozco que hay capítulos que me saco de la manga totalmente (algunos de mis pequeños son desobedientes y no siguen mis normas). La planificación de la novela, aunque sea parcial, ayuda a avanzar de una forma más constante y te asegura, en mayor o menor medida, llevar un control lineal de la historia. 

Las primeras novelas que yo escribí (esas que no verán la luz de forma autopublicada), estaban escritas sin planificación, por lo que era una escritora brújula totalmente. Recuerdo llegar a casa, sentarme y escribir, muchas veces influencia con algo que había pasado a mi alrededor. Esto, al final, cuando leía al completo la historia se notaba. Y es que es complicado no inspirarte en vivencias, todos los escritores lo hacemos (¡admitámoslo!). 

Por todo esto, desde mi humilde opinión de escritora (y mi mente cuadriculada de científica) recomiendo la planificación de las novelas con una “escaleta”. Sin embargo, todos los métodos son respetados. Hay personas perfectamente capaces de hacer una obra maestra siendo autores brújula. 

Escritor de mapa o escritor de brújula, e ahí la cuestión. 

Yo elijo el mapa, con brújula de vez en cuando 😉

Sendra Black

Sin categoría

¿Literatura romántica erótica? Por supuesto (RECOMENDACIONES)

¡Hola de nuevo! He estado algo ausente, pero ya he vuelto y con ganas de guerra.

En esta ocasión os traigo unas recomendaciones de algunos libros con temática romántica erótica que me han encantado. Y es que, este verano, aprovechaba cada segundo libro (escasos, por desgracia) para leer o releer algunos libros. Todos ellos considerados románticos-eróticos, pero muy distintos entre sí.

El primero es: El Infierno de Gabriel 

Este libro es el primero de una trilogía con altas dosis de romancismo -de ese que te pone el estómago del revés- y, a su vez, cuenta con erotismo en cada una de las palabras. Está escrito de una forma muy cuida, con un lenguaje realmente exquisito.

No quiero desvelar mucho de la trama, pero diré que la historia de amor que se cuenta, a pesar de ser algo tormentosa en los inicios, es realmente inspiradora. Llega un momento en el que, a pesar de ciertas cosillas, deseas a Gabriel en tu vida. Él es un profesor de universidad que está especializado en Dante y la Divina Comedia, y ella es una estudiante. PArece que no, pero tienen un pasado juntos, eh.

En muchas ocasiones me han preguntado que es el erotismo… Bien, pues este libro es erotismo puro y duro. Una versión moderna del Amor Cortés propiamente dicho, con incursiones en distintas artes, y muuuucho amor del bueno.

Realmente, cualquiera que se considere románticx eróticx debe leer este libro, y los otros dos que le siguen.

Otro libro que llegó a mis manos (mi kindle, concretamente), es: El Hombre Fetichista 

Conocí a la autora de este libro por obra y gracia de las redes sociales, y no fue por este libro, si no por otros de los que ya hablaré en otra ocasión.

Ahora, centrémonos en EL HOMBRE FETICHISTA, y sí, merece ser puesto en mayúsculas. No sé vosotros, pero yo nunca había leído una historia como esta, en la que se explora el desconocido mundo de los fetiches. Por ejemplo, en el libro del que hablaba anteriormente, se ve que el protagonista tiene cierta predilección por los zapatos de tacón, especialmente si contienen el pie de una hermosa mujer. Pues bien, este libro te da de golpe con este fetiche, con el de la lencería, y otros que vas descubriendo a medida que te adentras en la historia de los protagonistas. Además, la autora (Mimmi Kass) ha dicho en alguna entrevista que inspiró esta historia en un momento de su vida en el que vio a un hombre en una zona escondida de una tienda de lencería, lo que hace que cojas el libro con mas ganas y te preguntes: ¿Que habrá de cierto en toda la historia?

Por otro lado, no es que este libro encierre una gran dosis de romanticismo… pero en cada una de las páginas hay erotismo. Hay escenas que son una auténtica pasada, descritas de tal forma que te lo imaginas a la perfección y te hace creer que, a pesar de lo poco convencional de la relación que mantienen los protagonistas, los hechos no son algo TAN descabellado.

Y, finalmente (de momento), quiero hablaros de: Pídeme lo que quieras

Este libro, y todos los de esta saga, ya tienen su tiempo pero no puedes dejar de leerlos.

En esta ocasión, de nuevo volvemos a tener una bonita historia de amor con altas dosis de erotismo, pero contado de otra forma. Una forma bastante distintas, puesto que aquí reinan las orgías, los intercambios de pareja, fiestas orgiásticas, y morbo. MUCHO morbo. Además, todo está contado con pelos y señales sin llegar a los burdo y chabacano, pero sí a lo excitante.

En este libro se ve un poco la forma de vida de esas personas que tienen vidas sexuales alternativas, por decirlo de algún modo. Muestra las reglas que cada pareja tiene dentro del mundo de los intercambios, te enseña juegos, posturas… Pero siempre dentro del sexo. Después, de puertas hacia afuera, nada está fuera de lo común.

Es un libro que engancha y mucho, y hasta te hace tener curiosidad por estas cosas, con todo eso de los cuartos oscuros, y los clubes dedicados a este tipo de vida sexual. En estos libros te das cuenta de que hay lugares y personas que, cuando las puertas se cierran, dejan que el morbo tome el control.

 

Pues bien, para empezar, y si no lo habéis hecho, leed estos libros. No son muy largos (a mi no me lo parecieron) y descubrid nuevas formas de romanticismo, y nuevas formas de llevar el sexo a otro nivel. Eso sí, si alguno desata vuestra curiosidad y queréis probar, investigad.

Sendra Black